Cómo acelerar Windows con Startup Delayer

0
Hay cuestiones que para un informático tienen una relevancia preocupante, y cuando frente a mi ordenador un amigo me dijo que mi sistema demoraba mucho tiempo en iniciarse, mi orgulloso cayó herido de muerte al piso. Para solucionar esta situación nos pusimos a buscar alguna herramienta que superara las limitaciones para ajustar el archivo de inicio de Windows, y en una hazaña fructífera hallamos Startup Delayer, que sirve para acelerar el arranque de Windows retrasando los eventos y procesos que se cargan al inicio manejando un sistema de prioridades.

Convencidas de un supuesto carácter indispensable, la mayoría de las aplicaciones se arrogan, por defecto, la capacidad de establecerse en cada inicio del sistema. Esto, a corto plazo, produce que nuestro sistema demore bastante más en iniciarse, tomándose más segundos para cargar las aplicaciones y procesos asociados al inicio de Windows, aunque también te abre la oportunidad de leer una página de un libro o ir a prepararte un café mientras tanto. Sin embargo no es esto último lo que se busca, sino tener un sistema que cargue de manera adecuada, siendo rápido un ideal que se consigue pocas veces. Para eliminar la capacidad de ciertos programas para iniciarse junto a Windows podemos ir a la herramienta msconfig y desde la solapa Inicio destildar aquellas aplicaciones que consideremos prescindibles, como alguna aplicación P2P, actualizadofres de aplicaciones, agentes o el mismísimo MSN.

 Cómo acelerar Windows con Startup Delayer

Prioriza los procesos más imprescindibles y deja los demás más atrás.

Este método es el más utilizado para acelerar el arranque de Windows porque no hay que instalar nada, pero sus limitaciones están a la vista. Ante estas hemos buscado un reemplazante externo, que posea alguna función extra que lo justifique y hemos encontrado Startup Delayer. Esta herramienta que ya es madura con sus tres versiones estables, tiene la característica no sólo de administrar los procesos de aplicación que se activarán cuando iniciemos sesión, sino también la de generar un sistema de prioridades para estos, permitiendo indicar con parámetros de orden el momento en el que se van a ejecutar aquellos que estén activados y retrasando su comienzo, lo que impacta fuerte y positivamente en el tiempo que requiere el sistema para iniciarse.  La consecuencia es de sencilla deducción: Se acelera el arranque de Windows cuantitativamente.

 Cómo acelerar Windows con Startup Delayer

Información sobre los procesos y aplicaciones al momento ayudan a tomar mejores decisiones.

La idea detrás de Startup Delayer 3 es evitar que tu ordenador muestre el símbolo de Espera en el cursor durante mucho tiempo luego de haberse iniciado, impidiéndote realizar acciones enseguida prendes el sistema y haciendo de toda la experiencia algo lento. Aquí no hay magia, y es que cuando Windows se pone a cargar su archivo de inicio de sesión, intenta lanzar todos los programas que están en él al mismo tiempo, con lo que el uso de disco, CPU y memoria se comparte y la carga se hace más lenta. Al aplicarle prioridades y retrasar el lanzamiento de algunas aplicaciones, ni siquiera será necesario borrarlas del inicio de sesión para sentir la diferentes en la aceleración del inicio de Windows. Sin dudas recomendamos la versión estándar de Startup Delayer, pues luego de probarla en nuestro Windows 7 notamos la diferencia de al menos 20 segundos.

 

Acerca de Don Stroke

Opina

*